El pabellón se llenó de solidaridad para los niños de Tenerife

Durante la tarde del domingo, en el Pabellón Quico Cabrera, se  celebró el partido solidario organizado por la Murga Los Diablos Locos. Una acción que se encuentra englobada en las diferentes actividades programadas para la celebración de su cincuenta aniversario en el carnaval tinerfeño.

El partido de fútbol sala anunciado, enfrentó a dos equipos. El equipo visitante, formado por una veintena de políticos procedentes de distintos partidos, tanto miembros de los equipos de gobierno como de la oposición. Algunos ayuntamientos, el Cabildo de Tenerife, el Gobierno de Canarias, así como el Congreso de los Diputados y el Senado, estaban perfectamente representados.

El equipo local estuvo integrado, como estaba previsto, por los directores de las  murgas. Estaban representadas, casi en su totalidad, todas las murgas adultas del Carnaval de Santa Cruz.

Ambos  equipos nos hicieron pasar un rato divertido y entretenido, digno del mejor de los espectáculos. Uno de los momentos de diversión, para el público presente, fue el comienzo del partido. Ambos equipos salieron a la cancha, al más puro estilo americano. Como si de un partido de basket se tratara, los jugadores fueron llamados por el speaker del Club deportivo Tenerife, Ivo López y la presencia de un grupo de trónicos, caracterizados como los Harlem Globetrotters, esos magos del balón que unen baloncesto y espectáculo. Nada más apropiado para dar el pistoletazo de salida.

El partido tuvo dos tiempos, de 30 minutos cada uno, para que  todos pudieran disfrutar del encuentro. Transcurrió con  entrega por parte de ambos equipos. Pero una entrega especial marcada por el compañerismo, más allá de la rivalidad de los equipos. Las risas estuvieron presentes tanto en las jugadas como en los parones para realizar cambios y tomar resuello con un poco de agua y unos minutos de descanso.

Fue un partido para el recuerdo, amenizado con música y cánticos de la grada. Como no podía faltar, en un evento en el que está presente el carnaval, el sonido de los bombos dinamizaba el entretenimiento. Contó con la presencia de Raúl García, que nos hizo recordar aquellas épicas mañanas de risas en Radio el Día; una emisora que  ya no podemos escuchar por su triste cierre.

En el descanso del partido disfrutamos de una actuación trónica en el  centro de la cancha, con unas bailarinas que desarrollaron una coreografía, nuevamente al estilo americano del basket. Un puro Show Diablos Locos.

La emoción y la intriga estuvo presente hasta el último segundo del partido, ya que no se sabía quién lo iba a ganar. Finalmente los marcadores quedaron empatados, pero ante la insistencia del público, que deseaba que continuara la diversión, por decisión popular se realizó una tanda de penaltis. Finalizada la tanda de penaltis, el empate fue el resultado del encuentro.

A pesar del empate del juego, quien ganó en la jornada fue la solidaridad de los chicharreros. Se recaudaron en torno a los mil juguetes. Paquetes que llenaban las gradas y que ya están camino de esas ONG, que finalmente los repartirán.

Tarde intensa de emociones y para reflexionar. Para desear un futuro mejor. Para soñar con un mundo en el que no se necesiten eventos como éste, porque no existiría pobreza.

En Factoría de Carnaval pusimos todo lo que estuvo de nuestra mano para ayudar a Diablos Locos y que el evento llegara al mayor número de personas. Allí estuvimos con todos nuestros recursos, técnicos y humanos, para dar cobertura a una jornada mágica. Disfrutamos, nos emocionamos y aportamos nuestra modesta colaboración, entregando algunos juguetes.

Vaya nuestra felicitación y reconocimiento a los organizadores.

Factoría de Carnaval – Rubén Mesa Mengíbar

Deja un comentario

Facebook